El anhelo de lograr nuestras metas siempre está acompañado de buenas dosis de entusiasmo e ilusión, el liderazgo siempre va de la mano con la ilusión y las ganas de mejorar las cosas. El verdadero liderazgo empieza por la voluntad de uno mismo, y si queremos ser líderes de otros solo podremos lograrlo con autoconocimiento y nuestra firmeza en conseguir nuestras metas.

Sé tu propio jefe

El liderazgo personal

Pero como líderes, muchas veces solo nos enfocamos en liderar un grupo de personas, sin ponernos a pensar en si estamos haciendo algo por liderarnos a nosotros mismos y a nuestras vidas. El auténtico líder se conoce, se conquista y se domina; y esto solo se logra en base a un gran trabajo interior donde reconocemos que nuestra posición es una responsabilidad hacia otros y principalmente hacia nosotros. Si no hacemos nada por nuestro desarrollo, ¿cómo podemos hacerlo por el de los demás?

Nosotros debemos sentirnos responsables de nuestra vida, saber que tenemos la capacidad de dar respuestas (y estar seguros de esto) a cualquier circunstancia y situación que se nos presente. Al conocernos y dominarnos somos conscientes de que tenemos toda la propiedad de nuestro destino ya que cada uno elige con libertad como quiere actuar, como quiere sentirse, como quiere pensar, etc. Ser tu propio líder te ayuda a saber que nadie debe o puede ser dueño de nuestras decisiones, nadie puede tomar nuestro lugar.

Un buen líder predica con su ejemplo y con su actitud de servicio hacia los demás, esto lo desarrolla con total sencillez y humildad. Pero no solo debe aplicar estos valores para tratar a las demás personas, sino también con su trato personal. Juzgarse y conocerse con sencillez es una de las más grandes capacidades propias de un líder, evalúa tus errores con humildad, vístete con humildad y prioriza la humildad en todos tus actos.

Teniendo en claro lo que es el liderazgo personal, te damos algunos consejos para motivar y potenciar tu auto liderazgo.

Sé tu propio jefe

Auto liderazgo

Para lograr ser tu propio líder, es necesario que conozcas algunos aspectos y actitudes que debes tener para potenciar tu auto liderazgo.

 

  1. Ten visión a largo plazo.

Anticipar decisiones y suponer las consecuencias que éstas van a traer, no es malo para un líder. Si quieres liderarte a ti mismo, una de las mejores cosas que puedes hacer es pensar en tu futuro y jugar con el tiempo, la visión a largo plazo nos ayuda a pensar en las consecuencias de nuestros actos y así podemos tomar mejores decisiones.

La visión a largo plazo también nos apoya en nuestros planes a futuro, gracias a esto podemos visionar lo que haremos dentro de un plazo de tiempo largo y direccionar nuestras acciones en el presente para poder lograr ese objetivo.

Si quieres lograr ser tu propio líder planea tu futuro, y plantea tus metas a largo plazo. Un líder visionario es capaz de auto liderarse.

 

  1. Acciona.

Pon en marcha tus planes y todos tus pensamientos. Muchas veces acostumbramos a idear muchos planes en nuestra mente y a la hora de la hora los descartamos e incluso nos olvidamos de nuestros planes. Si quieres ser tu propio líder debes empezar a convertir cada una de tus ideas en acciones concretas, atrévete a materializar tus planes y a hacerlos realidad. ¿Te has puesto a pensar en cuántos planes que desechaste pudieron ser útiles? ¿Cuántas cosas hubieras logrado con ellos? De ahora en adelante enfócate en accionar todas tus ideas, si las haces realidad te pueden recompensar muy bien.

Si tú no te exiges para lograr tus metas con perseverancia, no puedes obligar a tu equipo a hacerlo.  Al liderarte tú mismo debes empezar por dar el ejemplo, muéstrale a los demás que eres capaz de concretizar lo que piensas y planeas.

 

  1. Ten valor.

Una característica importante de un líder, es su valentía para afrontar distintas situaciones; y esto lo logra gracias al control de sus emociones. Al ser tu propio líder debes aprender a regular tus emociones y sentimientos, debes tener en claro que no puedes llegar a extremos cuando se trata de demostrar tus sentimientos. No puedes mostrar una emoción desbordante ni una angustia muy melancólica, todas tus emociones se contagian a tu entorno y no es nada sano convivir en un ambiente relativamente extremista conforme a sus emociones.

Sé tu propio jefe

  1. Prioriza.

Al auto liderarte, debes saber jerarquizar todas tus preocupaciones y priorizar las que tu consideras más importantes. En este aspecto es totalmente necesario el autoconocimiento, conocerte y saber juzgarte te ayudará mucho a priorizar tus necesidades conforme a lo que tú consideres de mayor importancia. Como tu propio líder debes aprender a tomar tus decisiones guiado solo por tu propio pensamiento, y para esto es importante que aprendas a priorizar tus necesidades para tenerlas en cuenta en el momento indicado.

 

  1. Exígete.

Ya que no tienes un guía para que te ayude en tus decisiones y regule tus obligaciones, debes aprender a controlarte y exigirte a ti mismo. Los seres humanos estamos acostumbrados a trabajar y cumplir  nuestras tareas bajo presión, siempre necesitamos a alguien que nos esté exigiendo y monitoreando continuamente. En este caso, debes ser consciente de que no hay nadie que te regulará y controlará a ti, y que por ello tú debes ser capaz de exigirte y monitorear tus propias tareas. Cuando aprendes a auto exigirte, recién estarás listo para poder ser exigente con el grupo al que lideras, así estarás exigiendo a ambas partes sin diferencia alguna.

Este aspecto también es una ventaja ya que al conocernos sabemos exactamente hasta qué punto podemos exigirnos, todo queremos sacar lo mejor de nosotros y como nuestros propios líderes lo lograremos al máximo.

Sé tu propio jefe

El mejor líder tiene una buena visión que comparte con su equipo, una visión que entusiasma e inspira. Un buen líder es creativo y atrevido con lo que hace para conseguir sus objetivos, pero ¿qué visión mejor que la de tu propia vida? Has de ti un ejemplo a seguir, atrévete y confía en tus recursos, trabajando para tu vida y para lograr tu felicidad. Solo de esta manera podrás influir de manera positiva ante los demás, para lograr un bien mayor en ti y en el grupo que te rodea. Sé tu propio líder y regula toda tu vida y decisiones.

Decía Antoine de Saint-Exupery, “El mundo se aparta cuando ve pasar a un hombre que sabe a dónde va”. Nuestra más grande meta y nuestro mayor deseo, debería ser conocer y definir nuestros objetivos y trazar un camino correcto para hacer que eso se logre; solo así seremos líderes de nuestra propia vida y en consecuencia de la de nuestro entorno. Y en la actualidad estamos realmente necesitados de auténticos líderes. Ayuda a la sociedad y ponte en busca de ese líder personal que llevas dentro.

Autor(a): Guianella Porta

También te puede interesar:

Sé un trabajador independiente.

¿Cómo ser un buen líder?

Síguenos en:
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error

Te gusto lo que leiste? Compártelo :D

Facebook25
Facebook