“No dejes nada para después, porque en la espera del “después” tan de repente te podría alcanzar la muerte y perderías todas las oportunidades de vida en este mundo, como si no hubieras nacido». Lama Norbu

La mayoría de personas postergamos cosas importantes que debemos hacer, postergamos objetivos, no nos animamos a realizar ese gran proyecto que tenemos en mente, sabiendo que si lo ejecutáramos tendríamos un éxito enorme en nuestras vidas, que si lo ejecutamos y tenemos éxito nos daría mucha dicha y felicidad, pero NO LO HACEMOS.

Seguramente vamos a poner mil excusas, y todas ellas tienen una validez enorme la cual defenderemos hasta el último. Siempre comentamos que no debemos de nada para después, ya que nos llenamos de muchas cosas y al final no logramos enfocarnos ni conseguir nada.

PERO: ¿Por que no hacemos o ejecutamos tareas u objetivos muy importantes que nos darían una vida mejor?

Es una pregunta que en nuestra cabeza seguramente estará dando vueltas, y quizás sabemos la respuesta, pero evitamos mencionarlo. Estamos seguros que tiene que ver con la zona de confort, ya que muchas personas están tan cómodas con sus limitadas vidas, que no quieren hacer más, pues tienen miedo de perder lo poco que tienen.

No hay esas ganas de superarse, ese hambre de crecer y querer ser el número uno en todo lo que nos competa. No solamente tiene que ver con el dinero, sino también con la predisposición de querer cambiar, ambicionar y dejar esa zona de confort que tanto mal nos hace. Debemos de repetirnos y hacerse una costumbre: no dejar nada para después.

El hecho de dejar las cosas para después, nos hace dependientes luego de el doble trabajo que realizaremos. Si nos ponemos a analizar en frío, si dejamos las cosas para después, estas se acumularán y nunca los pondremos en marcha y mucho peor, tendremos más fracasos que aciertos, y por el desarrollo personal que siempre inculcamos, el éxito es lo que merecemos.

Nunca dejes nada para después

Nunca dejes nada para después

1.- Nos inventamos que no tenemos los conocimientos suficientes: Generalmente cuando quieres empezar un proyecto, lo primero que te viene a la cabeza es que si lo podrás realizar, paralelamente a esto, se te llena la cabeza si tienes el conocimiento o las aptitudes necesarias para llevar a cabo la tarea.

TE DIGO, NO ES NECESARIO, no es necesario que sepas lo que vas a realizar. Hay cientos de personas que (de hecho) saben 1000 veces mas que tu en esa área, entonces, EMPIEZA A EJECUTAR YA! lo único que necesitas es empezar a rodearte con la gente adecuada para realizar la actividad que estas posponiendo, EN EL PEOR DE LOS CASOS, si nadie sabe o verdaderamente no puedes rodearte de personas que saben mas que tu (en esa área), empieza, da el primer paso, en el camino aprenderás, te volverás único y experto, te llevará tiempo, pero al final lograras mucho éxito.

2. No tengo los recursos, no tengo dinero.- Entiende!, a mi también me costo entenderlo, los palacios y los imperios se arman ladrillo a ladrillo, la mayoría piensa que para empezar un proyecto los recursos deberían estar disponibles al 200%, te puedo asegurar que si eso se diera, fracasarás SI o SI. Planifica, optimiza, empieza con lo que tengas, no tengas miedo, nuevamente te digo: En el camino las cosas se alinearán para que todo suceda de manera exitosa. «Caminante: NO HAY CAMINO, camino se hace al andar».

Nunca dejes nada para despues, mucho menos si algo que te hará feliz.

Quizas te pueda interesar Formas de usar el dinero para lograr el éxito financiero